martes, 1 de agosto de 2017

18 PALABRAS Y UNA CANCION




Desde la página de Facebook de "Bajo mi embarcadero" solicité ayuda para escribir un relato. Pedí palabras y terminé recogiendo 18. La idea era elegir tres al azar para escribir la historia, pero una vez puesto... Aquí os lo dejo, al final las dieciocho han tenido sitio. Espero que os guste.


Desperté todavía acelerado. Hacía tan solo un momento estaba teniendo sexo con una divinidad de melena azabache y profundos ojos azules pero, al despertar del sueño, solo se podía ver el color del lapislázuli en las cortinas que a duras penas contenían la luz del sol.


Comenzaré por presentarme.


Me llamo Antonio, Toni para los amigos. Soy un chico de treinta y pocos, bastante extrovertido y según dicen algunos, un poco cabezón. Yo no creo que eso sea cierto. Sí que es verdad que me gustan las cosas ordenadas y tengo ciertas “rutinas” que no me gusta romper. Me gusta dormirme con las ventanas abiertas, mirando las estrellas, y despertarme con la luz del sol. Me gusta vestirme con calma, comenzando por los pantalones después de una ducha rápida; y desayunar queso curado y membrillo bañándolo con una copita de rioja. Sé que no debería, por la medicación de un problemilla crónico que me impide trabajar, pero una copa de vino al día es saludable, ¿no?


Me encanta pasear un rato por el parque cada mañana. Preparo una pequeña mochila con una botella de agua, un chubasquero, un libro y un par de chocolatinas (hay que estar preparado para posibles contingencias) y tras comprobar que todas las ventanas de la casa están cerradas, doy dos vueltas a la llave de la puerta y salgo a la calle.
 

Lo mejor del otoño es el cambio de temperaturas y la variedad de colores que cubre el parque. Caminar entre hojas secas mientras caen las primeras gotas de lluvia y el petricor lo inunda todo. Ese aroma a tierra recién mojada entre los árboles siempre me produjo una sensación de infinita tranquilidad. Suelo avanzar sin prisa, respirando hondo y disfrutando de la libertad que la naturaleza me provoca.


Aquella mañana en particular, salí del parque para buscar una tienda de instrumentos musicales que se encontraba en una callejuela (no tenía muy claro cuál) del casco antiguo. Quería comprarme una armónica nueva. Me gusta tocar la armónica, pero no sé por qué razón, a los pocos meses de tenerlas se desafinan. Me despisté en algún momento y una serendipia me llevó hasta la plaza. Las notas de alguien que rasgaba una guitarra rompieron el silencio inicial. Poco a poco el ruido se transformó en ritmo y el ritmo en música. 


Le reconocí a pesar de su disfraz de vagabundo. Sentado en el borde de la fuente hacía sonar los primeros acordes de una antigua balada. Vestía camisa de franela a cuadros, un par de llamativos zapatos azules y unos pantalones de pana tan gastados como la funda de la guitarra que había a sus pies. En ella que reposaban las pocas monedas que su público le entregaba como reconocimiento a su buen hacer. A su lado, una botella de cerveza a medio beber (con el paso de los días aprecié que la alternaba con cartones de vino) y un perro con mirada triste que miraba cansado a su alrededor. Su voz me transportó a esos lugares que solo había visto en televisión y que tantas veces soñé que visitaba.


Me acostumbré a terminar allí cada día mi paseo matutino. Le escuchaba un rato y le hacía un guiño al depositar un par de monedas en la funda. El asentía como dándome las gracias, pero sin duda alguna, sabía que le había reconocido. Nunca hablé con él. De repente, un martes por la mañana, junto a la fuente solo encontré un perro con la mirada triste. El miércoles tampoco acudió. El jueves pregunté a algunos comerciantes, pero ninguno sabía nada.

 


Tan solo yo sé lo que realmente sucedió. Estoy seguro de que un precioso unicornio alado vino a buscar a Elvis y montando a su grupa se perdieron en la inescrutable oscuridad de la noche camino a ese lugar en el que los dos tendrían una vida más feliz. Mientras se alejaban, él hacía sonar los acordes de “Love me tender” en su vieja guitarra a modo de despedida.