lunes, 5 de marzo de 2018

CAIDA LIBRE






     Aquí arriba la temperatura es más baja. Comienzo a notar frío y, de manera inconsciente, me encojo cada vez más sobre mi misma. Noto todas mis moléculas acercarse, unirse hasta el punto en que sucede lo inevitable. Poco a poco me compacto y a medida que mi cuerpo crece, el peso hace que me precipite al vacío. Sí, ya sé que es ley de vida, pero a pesar de disfrutarlo no puedo evitar tener un punto de temor cada vez que traspaso las nubes más bajas y caigo del cielo.




     No sé dónde estoy ni dónde aterrizaré. Tal vez en la hoja de una flor necesitada de mí o tal vez me estrelle contra el duro asfalto de una gran ciudad. Eso es lo que más me aterroriza. Solo una de las veces que caí en zona habitada fue agradable. El viento hizo que fuera a parar sobre una pareja de amantes que daba rienda suelta a su pasión. Intentaban en vano resguardarse de la tormenta en un rincón cubierto por una pequeña cornisa. El calor de su piel hizo que empaparles y mezclarme con su sudor fuese una experiencia difícil de olvidar.




     Si pudiera elegir, caería siempre en la naturaleza. Que millones de compañeras amortigüen mi aterrizaje durante una tempestad marina, o en algún lago de montaña, es una fiesta loca para nosotras. Las caídas en los bosques son distintas. Las ramas de los árboles más altos van frenando mi descenso hasta el punto de mantenerme unos instantes suspendida en el filo de una hoja. Desde allí, burlona, propongo un pulso a la ley de la gravedad que siempre termino perdiendo. Servir de alimento a la mullida hierba que amortigua mi derrota no es demasiado castigo.




     Siempre me rodea la tierra que me absorbe, o multitud de compañeras de viaje, pero cuando me evaporo y durante mi caída tan solo el aire me envuelve. Flotar lentamente mientras me elevo hacia las alturas es algo de lo más relajante, sin embargo, y a pesar de mis temores, no cambiaría por nada la sensación de libertad que provoca una caída libre.



65 comentarios:

  1. Nunca una gota el destino de una gota de agua podría haber sido narrado con tanta poesía y delicadeza. Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo, David. Se puede sentir cada sensación y disfrutar de esa libertad que da el sentirse convertida en gota de lluvia. Muy poético y hermosamente bello.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el comentario. Tiene que ser bonito poder sentirlo.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué buena esa caída desde la visión de la gota de agua, muy original y narrado con delicadeza como te comentan los compañeros.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado el viaje!!
      Petonets!

      Eliminar
  4. Nadie como tú y tus palabras para darle voz a una gota de agus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que soy bastante transparente!!!
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  5. Has puesto en boca de una simple gota algo muy hermoso. Esa seria la gota buena, la que cae sin enfado, sin buscar bulla. Porque también están las otras, las que caen con tanta fuerza y a raudales que dañan sin querer a los que tanto las han estado esperando.
    Buenísimo, David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gotas buenas y gotas malas. Las gotas malas, al igual que a las personas malas, es mejor ignorarlas.

      Gracias por la visita.

      Eliminar
  6. ¡Qué bonito, David! Por un momento he sentido esa sensación de pertenencia a una comunidad... ese "nosotras" colectivo es muy significativo, me pregunto ¿cuántas vidas tendrá una gota de agua? Aunque tú debes saberlo porque las narras todas con especial sencillez y delicadeza. ¡Un abrazo, corazón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que se reinventan una y otra vez. Además viajan gratis, eso ayuda a seguir en la brecha.

      Bicos!

      Eliminar
  7. Hermoso y delicado relato.
    Curiosamente me ha recordado uno que publiqué sobre el desarrollo de una semilla, aunque no tengan nada que ver. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tal vez esta gota haya dado vida a esa semilla en alguna de sus caidas!!

      Gracias Ana. Un abrazo

      Eliminar
  8. El ciclo del agua contada de una manera mucho más hermosa que la me explicaron mis profesores ;)
    Estupenda entrada David!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Distintas palabras para el mismo final! Así seguro que lo habrías memorizado antes. Hace poco leí un relato sobre una niña que rimaba en clase y cuando todos sus compañeros comenzaron a dar las respuestas rimando, lograron que subiera el nivel de aprendizaje y sobre todo, el grado de felicidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Precioso y poético relato de la transformación que tiene el agua en ese ciclo maravilloso. Una gota que reivindica su individualidad, aunque como dice aquel personaje de la maravillosa Blade Runner: esos instantes se perderán como lágrimas en la lluvia (en este caso gotas)...
    Bello, David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se perderán, pero vendrán otros!!

      Encantado de que vuelvas al redil, espero que recuperada del todo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. David ,precioso relato he compartido en facebock mi gracias por hacernos sentir leyéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el comentario, la visita y compartir!!

      Bienvenida a mi embarcadero!!!

      Eliminar
  11. Leyéndote le entran a uno deseos de ser gota de agua, de tan poética que se ha vuelto su vida. Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge!! Aunque tiene que ser duro no tener ni un momento para descansar.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Original, poético y muy delicado. Un texto precioso, David.

    ResponderEliminar
  13. Hola David, maravillosa gota de agua, tanto encierra, tanto cuenta; lo mismo desde arriba hacia abajo que al contrario. El sonido de la caída de una gota en un bosque tropical es maravilloso, no se podía haber contado mejor. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca la he escuchado caer en bosques tropicales, pero me encanta el ruido que hace al caer en los charcos.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Narrar desde el punto de vista de una gota de agua es muy original. Contarlo con la sutileza de la poesía lo realza. Genial, David. Te felicito por ello.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Nunca una simple gota de rocío fue tan alentadora y gratificante leer su peripecia antes de caer al suelo, esa caída libre es liberadora.
    Muy bonito y fresco.
    Un abrazo David S y suerte en el concurso el T.de Oro.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Puri!! Es la suerte de todo esto: puedo ser lo que quiera ser.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Mira que es difícil dar "vida" a los pensamientos y sensaciones de una simple gota, además de fresca, alegre.
    Pero tú lo lograste, David.
    Mucha suerte en el concruso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. David, ¡¡suerte con esa gota eterna!!
    Al fin y al cabo es el destino de todos: una vez que caemos hasta el fondo solo nos queda subir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Delicado y bello relato. Das vida a esa gota de agua que transmite libertad y exquisitez. Suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un bien preciado al que le dedicamos poco tiempo
      Gracias Pilar

      Eliminar
  19. David, precioso y original relato. Cuánta vida y cuánta maravilla en una gota de lluvia. Te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miry!!! Cabe todo un universo ahí dentro

      Eliminar
  20. Qué poético relato has escrito de una gota de agua, me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria del Carmen!! Utilízalo de inspiración para tu próximo cuadro ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  21. Original relato el que nos regalas, amigo David; y muy elegante. Me encanta cuando se le quita el protagonismo a las personas y se le traspasa, por ejemplo, a una gota de agua como has hecho tú con tanto estilo y con tan buen resultado. Me ha gustado mucho.
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El egocentrismo hace que nos pongamos demasiado frecuentemente de protagonistas. Hay cosas sencillas que tienen más vida que muchos seres humanos.
      Gracias por pasarte!

      Eliminar
  22. Hermoso relato, me encantó esa gota que no sabia donde iba a aterrizar.Me gustó mucho

    Ana María Caillet Bois

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos nos ha pasado alguna vez. No deja de ser miedo al futuro.
      Me alegro que te haya gustado

      Eliminar
  23. Un texto realmente precioso y muy original, David. Creo que he llegado a envidiar las sensaciones de esa gota de agua :))

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También la de estrellarse contra el asfalto??? jajajajaja
      Un abrazo

      Eliminar
  24. Me ha gustado mucho, David!
    Bien narrado, lleno de dulzura, sorprendente y original.
    Enhorabuena y suerte

    ResponderEliminar
  25. Una gota simpática, juvenil, retozona..., y al tiempo concienciada. Muy hermoso tu relato y muy original, David.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo sabemos si tienen o no conciencia??
      Gracias por la visita y el comentario Juan Carlos.
      Un abrazo

      Eliminar
  26. Hola David.
    Desde luego, no se puede poetizar más el periplo de una gota de agua. Tienes un modo de escribir sensitivo y lírico, una impronta que dejas asomar en casi todos los aportes que te he leído.
    Muy muy bonito y visual, relaja el leerlo.
    Suerte en el concurso compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tara! Bastante estresa nuestra vida diaria. Pocas cosas relajan más que ver caer la lluvia...

      Eliminar
  27. Hola, David
    Estupendo relato, me parece poeticamente hermoso.
    Un abrazo y suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
  28. Me ha encantado tu relato, David. Sin duda es una original narración de lo que debe sentir una gota de lluvía al caer. Mucha suerte en el Tintero, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un intento por lo menos! Tiene que ser bonito poder ser una.
      Un abrazo y gracias por pasarte

      Eliminar
  29. Encantadora visión de una hoja y su tránsito, en particular la sensación de la caía libre... Me hace pensar en cuando tomamos una decisión que representa eso: la caída libre llena de una exitación mezcla de temor y emoción por lo que viene...
    Un placer leerte David!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es saber que me lees!!!
      Gracias por la visita.
      Abrazo enorme

      Eliminar
  30. Un relato ciertamente original que evidencia tu capacidad narrativa para elaborar una fascinante historia a partir de algo tan natural como la vida de un agota de agua. Se me antoja una forma muy novedosa para explicar a los niños el ciclo del agua.
    Suerte en El Tintero de Oro.
    Te invito a conocer mi Blog de reciente creación: castroargul3.blogspot.com.es
    Saludos cordiales, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco!!!
      Me lo apunto! Pasaré a visitarlo en breve

      Un abrazo

      Eliminar
  31. Enhorabuena David, es un trabajo muy bonito y se merecía ¡cómo no! estar en el podium. Hasta pronto compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIL GRACIAS!!!!! No había visto la gala cuando vi tu felicitación. Me enteré gracias a ti!! Me ha hecho muchísima ilusión.
      Un abrazo

      Eliminar
  32. ¡Hola David! Me alegra infinito este galardón de EL TINTERO DE ORO. Te he leído poco, pero lo suficiente para saber de tu calidad como escritor, para hilvanar historias, convertir tus relatos en magia.

    En Tertulia, puedes publicar cuando quieras. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar