jueves, 1 de marzo de 2018

ERES EL DEFINITIVO



     Demasiado a menudo me he dejado llevar por las primeras impresiones y, para ser sinceros, eso ha hecho que me equivoque en innumerables ocasiones. Tú fuiste durante mucho tiempo uno de esos errores. Pasaba cerca de donde estabas sin apenas prestarte atención hasta que un día llegó hasta mí ese dulce perfume que me uniría a ti irremediablemente. Decidí que ya estaba bien de rutina y me obligué a dar ese paso adelante que, a veces por comodidad y otras veces por conformismo, no me atrevía a dar.





     Nunca me arrepentiré.





       Desde el primer momento me demostraste que no eras como los demás. Diste un giro a mi vida transformándola en algo parecido a una suave nube de algodón. Abrazos, caricias, dulzura… reconocer tu olor en la oscuridad de mi cama me hacía viajar al paraíso. Sentir tu presencia entre la tibieza de mis sábanas durante las frías noches de invierno era más de lo que podía soñar al cerrar los ojos. Salir de allí por la mañana, una tortura que se llevaba mejor al notar como me envolvías mientras me vestía impregnando la ropa con tu esencia.





     A alguna de mis amigas no les gustas. Me da igual, yo soy feliz contigo y por mucho que digan, no pienso cambiar de suavizante.




15 comentarios:

  1. Jajajaja David, muy bueno para nada esperaba ese final.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es cierto! Esas caricias nunca fallan!!
      Me gustó esa carcajada.
      Besos

      Eliminar
  2. Una historia de amor, sin lugar a dudas, je, je, je.
    Muy bueno, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma de verlo!!!
      Gracias por la visita compañero.

      Eliminar
  3. Desde luego son pensamientos de mujer. Jajajajajaja. Un abrazo y gracias por compartir!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, nosotros también agradecemos las suavidad de las caricias!
      Gracias a ti por la visita.

      Eliminar
  4. Jajaja. Un suavizante puede resultar muy erótico, sin duda.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Mimosín es lo que tiene... es suave, esponjoso y huele bien, ¿qué más se puede pedir? Jajaja. Lo que pasa es que sus amigas le tienen envidia... ;)
    Estupendo final, David, de lo más aterciopelado, por aquello de no repetir suave, a ver si me entiendes, jj
    ¡Feliz fin de semana, noi! Bicos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si cocinase ya sería la leche!! No creo que lo de sus amigas sea envidia, lo que pasa es que hay gustos para todo. Igual ellas prefieren que rasque un poco o que huela diferente.

      ¡Feliz fin de semana, rapariga! Petons :)

      Eliminar
  6. Jajajaj,... y es que no hay nada mejor que la suavidad. Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Gracias por la sonrisa y la visita!! Buen fin de semana!

      Eliminar
  7. Ay que bueno, con esa foto tan sugerente... y es que cambiar cuando a uno le gusta paqué, saluditos David

    ResponderEliminar
  8. Hola David, me has hecho esbozar una gran carcajada en ésta tarde gris de sábado. Bravo por tu ingenio. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
  9. Ja,ja,ja... Pero David, ya decía yo que te estaba viendo demasiado suavón y era por eso! Inesperado y divertido final. ¡Viva Mimosín!(por decir uno).

    ResponderEliminar