jueves, 28 de septiembre de 2017

Entre montañas

     Me dedico a la botánica y me encanta la fotografía, así que cuando me enteré de la exposición que había en una sala cercana sobre la flora de Alaska, no dudé en acercarme. En los pocos meses que llevaba en este estado, ese era uno de mis primeros momentos de esparcimiento, aunque técnicamente, también tenía algo que ver con mi trabajo.


     Allí le conocí. Era escritor y, como buen descendiente de los antiguos habitantes de aquellas montañas, amante de la naturaleza. Cuando le dije a lo que me dedicaba me explicó que tenía una cabaña, a pocos kilómetros de la ciudad, cuyos alrededores no podía dejar de visitar. Después de toda la mañana conversando y admirando el trabajo del artista, subimos a su coche y pusimos rumbo al norte para visitar la zona de la que tan bien hablaba.


     Aparcamos junto a la cabaña de madera pero no llegamos a entrar. Nos dirigimos directamente al bosque porque quería enseñarme la zona antes del anochecer. Se movía por los senderos con la seguridad que da haber recorrido el mismo camino infinidad de veces, entre abetos centenarios y arbustos aromáticos que durante esa primavera se encontraban en su mayor esplendor. Doblamos un pequeño recodo y el paraíso apareció entre nosotros: un riachuelo que brotaba de las rocas formaba una pequeña laguna antes de seguir su rumbo hacia el mar.

    
     Todavía no tengo muy claro como sucedió. Hacía calor y me provocó diciendo que no me atrevía a bañarme, que el agua provenía directamente del deshielo de las nieves de más al norte y no aguantaría la temperatura. El caso es que antes de darnos cuenta estábamos salpicándonos desnudos. Poco después, hicimos el amor entre las sombras del atardecer tal pasión, que la vida a partir de ese momento cobró otro sentido.


     Fueron años de ensueño. Durante la semana vivíamos en la ciudad y aunque apenas teníamos tiempo para vernos, siempre nos quedaba el ratito de charla antes de dormirnos abrazados. Los fines de semana los pasábamos en su cabaña. Era pequeña, pero tremendamente acogedora. Un coqueto porche que daba directamente al valle acogía nuestros desayunos y la alfombra junto a la chimenea, nuestras noches de pasión. Construimos un invernadero en la parte posterior para poder tener todo tipo de plantas cuando el frío arreciase; las rosas siempre fueron nuestras favoritas. Muchas mañanas se marchaba al amanecer, y al salir con mi primer café de la mañana, me encontraba una de esas rosas en el último escalón. Era su forma de decirme que me esperaba en claro del bosque. El escribía recostado en el tronco de un árbol, yo leía apoyada en su pecho.


     Todo fue muy rápido. Tras unos análisis le llamaron del hospital diciendo que tenía que comparecer al día siguiente ante el especialista. Una semana después la enfermedad se lo llevó. Deposité sus cenizas junto al árbol que había visto nacer y crecer nuestro amor y cada sábado, cuando volvía a las montañas, cortaba una rosa roja, la depositaba sobre la hierba y pasaba un rato hablando con él.


                Una mañana de invierno me asusté al llegar al claro del bosque. Un enorme lobo descansaba junto a su árbol, justo en el punto en el que sus cenizas estaban enterradas. Levantó mirada y, al fijarla en mí, sus ojos brillaron de forma hipnótica. Desapareció lentamente entre la vegetación dejándome a solas con su recuerdo y la sensación de que alguien me observaba.



     Al día siguiente desperté relajada, siempre que estaba en la cabaña la paz inundaba mi alma, sentía que él estaba cerca. Me preparé un tazón de chocolate caliente y salí al porche a ver el paisaje nevado. Una lágrima mojó mi rostro mientras se dibujaba una sonrisa en mi cara: en el último escalón, una rosa roja adornaba la madera desnuda. Las huellas de un lobo todavía eran visibles sobre el manto blanco.





46 comentarios:

  1. Me ha encantado. Romántico y triste, pero ella no llega a quedarse sola realmente

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. Romántico y triste, pero ella no llega a quedarse sola realmente

    ResponderEliminar
  3. Es muy bonito David.
    Triste y nostálgico pero al mismo tiempo esperanzador.
    Sería maravilloso encontrar un sitio que convirtiera nuestros sueños y perdidas en realidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos un sitio de esos (aunque a veces solo esté en nuestra imaginación). Gracias por pasar por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola, David! Gracias por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
  5. Hola David, me ha encantado tu relato. Es bonito, sincero, y lleno de emociones. Enhorabuena, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y por pasar por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bonito relato David. Emociona ese amor que no desaparece ni siquiera con la muerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Una historia-leyenda preciosa, David, llena de sensibilidad. Hay pequeños actos de complicidad cotidiana que delatan grandes amores. ¡Me ha encantado!

    Un abrazo y feliz tarde de sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ver como te gustan los pequeños actos de complicidad cotidiana!!!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Un amor convertido en Leyenda, nacido de la creación literaria. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
  9. David, llego a tu blog desde el concurso de David Rubio.
    Precioso relato, lleno de romanticismo, dolor y fantasía. Al final a ella le queda la esperanza de seguir amándolo y sintiéndolo cerca.
    Mucha suerte. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenida a "Mi embarcadero". Puedes pasar cuando quieras, no hace falta pedir permiso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Una bonita historia llena de romanticismo y de esperanza. Los seres queridos no se van del todo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre viajan con nosotros!! Gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Bella historia en la que el ser amado regresa, aunque sea en la forma de un animal, para acompañar a la pareja desolada. Desde el concurso de David he llegado hasta tu relato. Me alegro de haberlo hecho, David. Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y bienvenida a mi rinconcito.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Hola David, Visito tu blog a través del concurso "Tintero de oro" de David Rubio. Tu relato tiene el valor añadido de hacernos comulgar con la naturaleza, algo que a mí personalmente me atrae mucho. Nos dejas una historia romántica y trágica a un mismo tiempo, con un poso final de fantasía. Te deseo mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge! Pues bienvenido!! Me alegro de tu visita, tu comentario y de que te haya gustado el relato. Puedes volver por aquí cuando quieras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. También vengo del blog de David Rubio y me voy muy contenta con tu relato, llevándome una rosa roja que alguien depositó para el visitante.
    ¡Mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si he conseguido una sonrisa, ya ha valido la pena. Gracias por la visita.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. David una bonita historia de amor con un final triste donde la naturaleza deja abierta un halo esperanza. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria del Carmen.
      Y disfruta de esas vacaciones!!!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Hola David. He aterrizado aquí gracias a la convocatoria del concurso Tintero de oro, ¡una suerte! Porque estoy encontrando grandes buenos cuentos.
    Me encanta que te atrevas con la voz femenina que la has hecho creíble, llena de sensibilidad no solo hacia la naturaleza sino abierta al amor y a la espiritualidad, en cierto modo quien cree en la reencarnación tiene un lado místico.
    ¡Ojo! Que no estoy diciendo que sean cualidades solo femeninas ¿eh?
    Suerte en el concurso David

    P.D. Bonita imagen la de la fotografía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refiero a la del río con cascada.

      Eliminar
    2. Hola Tara!! No es la primera vez que lo hago. Varío bastante los puntos de vista, aunque por alguna razón utilizo mucho la escritura en primera persona. Me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo.
      P.D.Bienvenida a "mi embarcadero"
      P.D.2. La foto del lobo también es chula!!!!! ;)

      Eliminar
  16. Mágico. ¿Qué otra cosa puedo decir de tu relato, David?
    Me tienes acostumbrado a tu estilo puro y perfecto, y no me has decepcionado. Menos mal que has decidido presentarte a la convocatoria de David y su Tintero.
    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bruno!! La verdad es que es una muy buena iniciativa. No es trabajo extra, porque no tienes que escribir nada especial para el concurso y al leer a los demás me estoy encontrando cosas sorprendentes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Muy buen relato David.
    Suerte en el concurso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola David, Me trae hasta aquí el sendero marcado por EL TINTERO DE ORO de David Rubio y tu relato me ha parecido de un romanticismo elevado al cuadrado. Me ha encantado la historia, tal como la cuentas, de principio a fin.
    Cuando se vive una historia de amor como la de tu relato, la falta del ser querido desgarra el corazón de tal forma que todo lo mundano deja de tener sentido y todo lo que te recuerda a él/ella adquiere la máxima importancia.
    Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y por la visita.
      Un saludo e igualmente!!!

      Eliminar
  19. Hola David

    Un relato emotivo donde los haya. Me ha gustado mucho. Como dice Julia es un relato-leyenda muy conseguido.

    Suerte y abrazos

    ResponderEliminar
  20. Un final mágico que prolonga el amor más allá de la muerte.
    Hermoso relato, David.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hola David!!
    Precioso, este encuentro, la ambientación que envuelve el amor y el final esperanzador. Fluido y bien narrado, un gusto leerte!
    Suerte en el concurso!!

    ResponderEliminar
  22. Tal y como he leído a otros compañeros comentar al principio algunos de sus comentarios, he llegado hasta aquí gracias a "El Tintero de Oro" de David Rubio Sánchez, y así he podido disfrutar de tu estupendo relato, David. Me ha parecido romántico y mágico, de gran calidad, con ese final tan fantástico, en los dos sentidos. Te ha quedado redondo. Sólo me queda darte la enhorabuena y desearte mucha suerte en el concurso. Un abrazo. Nos leemos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patxi!! Creo que el proyecto de David nos va a ayudara todos a hacer nuevos descubrimientos.
      Un saludo.

      Eliminar
  23. Hola David! He llegado a tu blog gracias a la genial iniciativa de David Rubio y su fantástico tintero de oro. Leí tu relato hace días pero tenía prisa y no pude comentar. Así que he vuelto para hacerlo ahora, jeje. Me ha encantado, me parece un texto muy bonito que logra transmitir mucha cosas y trasladarte a esa naturaleza que tanto aman los protagonistas. El final me ha parecido muy emotivo, con ese lobo que marca un punto de inflexión que al menso a mí, me hace pensar en una señal para la protagonista, como una respuesta a una pregunta silenciosa sobre si el amor perdura más allá de la muerte. Espero que tengas mucha suerte en el concurso, un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar