jueves, 22 de marzo de 2018

Amanecer en el frente


     Mi vieja costumbre de imitar las acciones de mi hermano mayor me han traído hasta este punto de no retorno. Acaba de amanecer. Los primeros rayos de luz solar se filtran entre esa extraña mezcla de niebla y nubes de humo que cubren el cielo de lo que hasta hace poco era una preciosa ciudad. En los cascotes que encuentro a mi paso todavía se puede apreciar el relente que ha dejado una dura noche de frío y fuego. Bombardeos provenientes de ambos bandos han vuelto a destrozar edificios para facilitar nuestro avance.


     Camino con cautela, pegado a la pared y pendiente de las indicaciones que recibo a través del pequeño auricular que llevo pegado a mi oído izquierdo. En cierto modo, los soldados que me preceden son mis ojos. Sabemos que la guerrilla abandonó esta parte de la ciudad hace un par de días, pero toda precaución es poca. Mientras transitemos por la parte antigua estaremos al resguardo de francotiradores. Los visores térmicos delatarían cualquier intento de emboscada, así que, a pesar de la tensión, todavía avanzamos con relativa tranquilidad. Al final de la calle veo el espacio abierto de la plaza del Ayuntamiento y un nudo retuerce mi estómago consciente de que es el objetivo que nos habíamos marcado para hoy.


     Pronto terminará todo.


     Una explosión cercana y los gritos de dolor de los dos compañeros que me preceden me devuelven a la realidad. Mis oídos pitan y por un momento dudo entre correr a socorrer a los heridos o dar un paso atrás y ocultarme en el portal que ha quedado abierto unos metros atrás. Un impacto en mi pecho hace que la duda desaparezca. Todo se oscurece.


-¡Alex! Llevo un rato llamándote. La cena está en la mesa.

-Voy mamá. Me acaban de matar.


     Me quito el chaleco y el casco de realidad virtual. No sé cómo lo hacen, pero mi hermano y sus amigos siempre terminan por ganarnos.


20 comentarios:

  1. Ensoñaciones y realidad virtual compitiendo por nuestra atención. Parece que ganará la tecnología.
    Buen micro

    ResponderEliminar
  2. Esos videojuegos tan realistas me producen sentimientos muy encontrados, no me gusta la violencia y tampoco en los juegos pero parece que se imponen aunque no te gusten.
    Muy bien narrado en tu relato que juega a confundir al lector hasta el final. ¿Virtualidad? ¿realidad?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la tendencia de la sociedad actual. A mi tampoco me convence, la verdad.

      Besos

      Eliminar
  3. La primera vez que leí tu relato pensaba que estabas describiendo una escena real y me dejó bastante "tocada", eso significa que está muy bien narrado. ¡Enhorabuena!
    Al igual que Contxita te digo que no me gusta la violencia ni siquiera en los juegos, pero es algo que cada día gana terreno, muy a mi pesar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy a nuestro pesar, tu lo has dicho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Realidad virtual,... nunca me lo hubiese imaginado al principio del relato! Estupendo micro David.

    ResponderEliminar
  5. ¡Con qué naturalidad proclama que lo acaban de matar, y yo sufriendo como una tonta! En fin, que los críos ven con absoluta normalidad lo que deberían sentir como una aberración... para reflexionar, David, muy conseguida la sensación de confusión. ¡Bicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bueno o lo malo de ser críos, mido cero.
      Gracias por pasarte.
      Bicos.

      Eliminar
  6. Bueno el tema de la realidad virtual ha llegado a unos extremos..., en fin que me he creído que el muchacho estaba en una guerra de verdad.
    Lo cierto es que un relato que da que pensar.
    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sigue evolucionando. Pronto no seremos necesarios, de hecho, cuando veo los desastres que el ser humano provoca, lo de la realidad virtual no me parece tan grave.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Menos mal que la guerra en la que estaba inmerso tu protagonista era simulada, pero yo me la he creído completamente de lo bien que has descrito la escena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Como el protagonista de este relato, me he metido de lleno en el campo de batalla. Él gracias a la realidad virtual; yo gracias al buen y viejo recurso de las letras.
    Un saludo David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con tu visión de la batalla!!
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Menos mal que solo se trataba de un juego, David, porque me he llevado un buen sobresalto con la muerte de tu protagonista. Estaba totalmente metida en la historia.

    Tiene que ser muy interesante eso de usar la realidad virtual en los juegos, pero bastantes guerras reales hay ya en el mundo como para crear otras, aunque simuladas, por puro placer...

    Buen relato, David.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se podría utilizar la realidad virtual para cosas más utiles, pero no vendería tanto..
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Una muy buena redacción. Breve pero entre la frontera de lo irreal.

    ResponderEliminar