viernes, 30 de marzo de 2018

De vuelta al instituto


                Hacía casi quince años que no volvía al que fue mi instituto, pero la graduación de mi sobrina era algo que no podía perderme.



     Entré un poco perdido. Las pistas deportivas estaban reformadas, con una red enorme que impedía que los balones salieran del recinto. En la zona en la que en otra época hubo un pequeño huerto, cuatro o cinco árboles daban sombra a unas pequeñas gradas desde las que se tenía acceso a puerta exterior del nuevo gimnasio. Todo estaba engalanado para la ocasión.






-¡Buenas tardes Sr. Serrano!- una voz me abstrajo de mis divagaciones, pero lejos de traerme de vuelta a la realidad, me llevó muchos años atrás en el tiempo.




     Eran tiempos de cambio. Adolescentes con las hormonas desatadas y todo un mundo por descubrir. En ese mundo tuvieron mucho que ver una imaginación desbordante y la Srta. Martínez.




     Montserrat Martínez era la profesora de lengua española. Apenas superaba la treintena y para los alumnos que comenzábamos nuestro despertar a nuevas sensaciones era todo un icono. A pesar de no ser excesivamente alta tenía una figura esbelta, repletas de insinuantes curvas. Dos esmeraldas iluminaban desde su cara todo lo que tenía alrededor.



     Me vino a la memoria una tarde del mes de junio. Una inoportuna visita al médico me había impedido acudir a la revisión de mi examen (sabía que no había mucho que hacer, pero me faltaba medio punto para aprobar y tenía que intentarlo). Esperé que terminara la clase y le expliqué la situación a la Srta. Martínez. Me miró a través de esas gafas que tanto juego daban en mis fantasías y me pidió que le acompañara a su despacho para hacer una última corrección.
 


     El instituto estaba prácticamente vacío cuando comenzamos a subir hacia el segundo piso. Por aquel entonces ya era antiguo y las escaleras que llevaban a los despachos eran estrechas, obligándome a caminar detrás de ella. Llevaba una falda negra ajustada, un poco por encima de las rodillas y unos zapatos de tacón negros. Al subir los escalones, sus caderas se contoneaban y mi vista se perdía imaginando las delicias que se adivinaban bajo esa tela. La subida se me hizo eterna; al llegar a la puerta del despacho respiré profundamente antes de entrar.




     Se sentó y sacó mi examen de una carpeta que tenía sobre la mesa. Mientras yo tomaba asiento delante de ella, se recogió el pelo con un rápido movimiento ayudándose del coletero que hasta ahora rodeaba su muñeca. Comenzó a leer mi ejercicio a la vez que yo recorría su cuello con la mirada. Inclinaba ligeramente la cabeza hacia el lado izquierdo. La blusa blanca hacía resaltar el moreno de su piel y el par de botones descuidadamente desabrochados hacía complicado que me concentrase en algo más allá del sensual escote. Mi centro de atención cambió cuando se llevó a los labios el bolígrafo que tenía en su mano. Me miró a los ojos y sonrió…




-¡Hola Srta. Martínez! No ha cambiado nada en estos quince años.

22 comentarios:

  1. Ay las hormonas... a veces juegan malas pasadas, sí, estás en lo cierto, David, en mis tiempos era una professora de inglés y el jefe de estudios del instituto los que levantaban pasiones entres mis compañeros, a mí nunca me dio por ahí, ni siquiera en la facultad, y eso que tuve más de uno de quitar el hipo, no sé, tal vez fue por compañerismo anticipado, al pasarme yo al otro lado, jajaja.
    ¡Petons, noi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hormonas, la primavera, la edad... siempre podemos encontrar una excusa!!! Tal vez tú misma te convertiste después en la "Srta. Martínez" de alguien :)
      Bicos, raparinga!!

      Eliminar
  2. Una profe bombón y un adolescente con las hormonas en pie de guerra, ¡menuda combinación! Supongo que para tu prota, ya adulto, fue rejuvenecedor y excitante traer a la mente aquellos recuerdos tan vívidos. Por cierto, que espero que ella le diera, además de material para soñar, el medio punto que le faltaba :))

    Un relato muy "travieso", David. ¿O acaso son recuerdos tuyos? ji, ji.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdos no, yo a esa edad no suspendía!! ;)
      Si te ha hecho sonreir un poquito, lo doy por bien escrito.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola, David! Me has dejado con la miel en la boca. Después de aquella mirada y de la sonrisa, pasó algo más?. No sabemos si le subió la nota o no. Jajaja. El poder de las hormonas...
    Un abrazo y gracias por transportarme a los tiempos de mi juventud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te sabría decir, eso queda entre ellos, pero tiene pinta de que superó la asignatura y nada más :)
      Gracias a ti por leer y comentar.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Recuerdo de instituto con hormonas de la adolescencia. Muy bien contado.

    ResponderEliminar
  5. Uf, el instituto... Qué cantidad de recuerdos y sensaciones olvidadas.
    Yo me pregunto, ¿seguro que no suspendió y fue al médico a propósito para poder tener esa revisión particular? Me suena a disimulo, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe!!! A esa edad la imaginación nos desborda..

      Gracias por la visita!

      Eliminar
  6. Bonito leerte Me has gustado
    generalmente no leo textos largos de creaciones de escritores
    que son como ub libro
    pero tu texto me ha gustado
    un saludo especial
    para alguien especial como lo eres t►Tú
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por mi embarcadero!

      Eliminar
  7. ¡Quién no tuvo una profe así! Desde luego la figura de una profesora atractiva es un clásico. Para los adolescentes es ese punto medio entre los padres y las compis de clase. Y desde luego, en épocas de hormonas alteradas, de descubrimiento del sexo, del porno... ¡Ay! En mi caso, recuerdo a una profesora de catalán que tenía la maravillosa costumbre de apoyarse en mi pupitre mientras daba clase. ¡Ni me movía para que no se fuera de ahí! En fin... Estupendo relato. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo tendría que hacer memoria!!
      Un abrazo tocayo

      Eliminar
  8. Pisar de nuevo los pasillos, las aulas o el patio de nuestro colegio (o instituto) nos retrotrae forzosamente hasta momentos inolvidables, unos más afortunados que otros. En mi adolescencia también tuve una profesora, algo inusual en un colegio de curas, la de francés. Pero para nada llegó a ser el objeto del deseo pues no gozaba de ningún atributo mínimamente erótico, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de pisar mi instituto hace poco si que fue real y es cierto que se agolparon recuerdos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Señor Serrano... Supongo que si te lo proponieran, pagarías gustoso con un nuevo cate en literatura a cambio de repetir tan excitante visión. ¿Verdad granuja?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, prefiero no suspender. Pero si tengo que hacer alguna revisión para subir la nota media... jajajajaja

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Jajaja vaya con el Señor Serrano y la Srta Martinez y qué difícil es prestar atención con todas esas hormonas desatadas. Te ha quedado un relato de lo más sugerente, me has hecho pensar en cuántos profes han quedado en esas memorias adolescentes y cuántos sueños han compartido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una época difícil. Algunos nos hemos empeñado en anclarnos en ella, pero que le vamos a hacer si lo de crecer es un rollo!!!

      Petonets

      Eliminar
  11. No se que pasó con mi anterior comentario David, pero me alegro porqué su desaparición me ha dado la oportunidad de volver a leer tu relado,... y es que posiblemente todos los señores serrano tenemos una Srta. Martinez en nuestro recuerdo. Me ha encantado David!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que más de una, aunque no siempre fueran profesoras. Las hormonas a esa edad son impredecibles.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar