miércoles, 4 de abril de 2018

ADICCIÓN




     Ese estornudo estrepitoso le hizo saltar una lágrima de dolor. Se pasó el pañuelo por la nariz y después lo miró. Entre el líquido resbaladizo que acaba de expulsar encontró restos de sangre. Miró el billete enrollado que había junto a la funda del CD y se dio cuenta que uno de sus extremos también estaba teñido de carmesí. “No sé por qué sigo con esta mierda” se dijo a si mismo mientras bajaba las ventanillas y encendía el último pitillo de un arrugado paquete de tabaco. El ambiente dentro del coche estaba cargado hasta el extremo, así que agradeció el aire frío de Noviembre que entró sin piedad al interior. Respiró profundamente, lo que le provocó un incontrolable ataque de tos. “De verdad que no sé por qué sigo con esta mierda”.




     Todo comenzó cuando Marta rompió con él… ¿o Marta rompió con él porque había empezado todo? De un modo o de otro, su perdida y las malas compañías habían hecho que algo esporádico se convirtiese en una necesidad. Más de una vez le habían invitado a salir de discotecas al pillarlo los guardias de seguridad consumiendo en el lavabo ¡cómo si lo que él hiciera fuese problema de los demás! Pero esa noche había sido peor. Al abandonar el local acompañado por los gorilas se cruzó con ella. Llevaba meses sin verla. Sabía que volvía a tener pareja porque la seguía en varias redes sociales, pero cuando vio la mirada de rechazo en sus ojos fue cuando se dio cuenta de que esto tenía que terminar. No dibujaban alegría por volver a verlo, ni siquiera pena por verlo en esa situación. Esa noche se había dado cuenta que la había perdido para siempre.





Dio una nueva calada al cigarrillo y expulsó el humo al exterior. Los primeros rayos de sol comenzaban a iluminar las solitarias calles de un polígono industrial que no esperaba mucho más movimiento esa mañana de domingo. Algunas nubes se aproximaban desde las montañas pero no amenazaban con descargar lluvia, al menos de momento. Volcó lo poco que quedaba en la pequeña bolsa de plástico sobre la funda del Cd y se dispuso a picar la cocaína con más interés del que le había otorgado las veces anteriores. Volvió a coger el billete manchado de sangre y lo lió antes de sonarse la nariz con ese pañuelo demasiado mojado para poder limpiar algo. Esnifó profundamente y el polvo blanco desapareció de la superficie. Arrancó el coche y se dispuso a conducir camino a casa de sus padres. “La última vez. Tengo de dejar esta mierda”.

28 comentarios:

  1. Me ha encantado el final, drogado mientras conduce diciéndose que es la última vez. ¿Tendrá una nueva oportunidad? ¿O quizá es como quien se lanza al vacío y se arrepiente antes de estrellarse contra el suelo? Muy buen relato en el que reflejas cómo la droga con sus encantos mentirosos nos puede destruir. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta mañana me han dicho que tal vez si que fue la última vez: la última vez que lo decía, la última que se drogaba, la última que conducía un coche...
      Gracias por pasarte tocayo
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Y vuelta a empezar. Remordimiento, acto de contrición y otra dosis, siempre la última. El monstruo de la adicción caso siempre acaba ganándole la partida a las buenas intenciones. NI siquiera la posibilidad de poder recuperar a su antiguo amor le detendrá. Unadramática situación muy bien descrita a modo de relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hace falta más que la simple fuerza de voluntad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Siempre "la última vez" nunca es "la última vez". Buen texto. Agradable final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu eres nuevo por aquí? Bienvenido!!Hay gente que ha visto el final más negro que tú. Yo me quedo con un gris clarito.
      Gracias por la visita y vuelve cuando quieras.

      Eliminar
  4. Euforia rápida y momentánea,... ficticia sensación de bienestar,... por eso la mayoría de las veces nunca es la "última vez". Estupendo relato David!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es la última vez, hasta que llega la siguiente!!
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Es el drama de las adicciones, que aún siendo conscientes de que nos esclavizan y nos destrozan la vida, no podemos dejarlas. ¿Alguna vez funcionará lo de prometer que lo dejaremos mañana?

    Muy buen relato, David. Duro pero tan real...

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia!!
      Otro abrazo enoooooorme para ti

      Eliminar
  6. Siempre será la última vez y se repite y se repite. Pero él no sabe que la última vez estará próxima. Muy buen relato como es costumbre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria del Carmen!! Es dificil salir de según que círculos.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Esa frase tremenda del final es la que se dice todo el que es adicto a algo y es demoledora, porque es el inicio del bucle, de nuevo.
    Crudo y estupendo relato.
    ¡Un abrazo, David!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ziortza! La vida no es siempre rosa...
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Muy duro y muy contundente y realista ese la última vez, una última vez que vuelve a comenzar y se buscan excusas o se encuentran razones para seguir intoxicado y no pensar.
    Muy crudo pero muy bien contado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita!!! El ser humano es experto en buscar excusas y encontrar razones.

      Petonets!

      Eliminar
  9. Cuántas vidas destrozadas por las adicciones, ya se llamen alcohol, tabaco o cocaína. Un drama actual que tratas con la maestría a la que nos tienes acostumbrados, sin extenderlo sin razón de ser.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiadas, y por desgracia no solo la de los adictos. Arrastran a demasiada gente de su alrededor.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Algún día será el último pero puede que ya no lo disfrute, con este relato plasmas una realidad que esta vigente y que es difícil erradicar .
    Un saludo David.
    Puri

    ResponderEliminar
  11. Buen relato, David. La dura realidad de la adicción, se refugia en la excusa y se promete un ultimatum, que casi siempre le llega envuelto en un mal final.
    Un placer leerte ¡Hasta el próximo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen!! Pásate por aquí cuando quieras

      Eliminar
  12. ¡Qué penita! Sí, he imaginado que era la última vez.
    Nos seguiremos leyendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil tomar la decisión, pero es necesario.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. ¡Hola,David!
    Demoledor, impactante y descorazonador relato. Demoledor porque la última vez puede ser la próxima raya de cocaína. Impactante porque haces una crítica social y descorazonador porque existen los traficantes que no les importa jugar con la vida de otros.
    Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
  14. Así se escribe David. En esta ocasión sin adornos ni florituras. Conciso, claro y preciso. Sin más. En rojo y blanco (sangre y cocaína)
    Si este relato hubiera participado en Tintero (ya sé que estás castigado), sin duda habría sido uno de mis preferidos.
    Buen trabajo colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!! Acabas de alegrarme el sábado, que lo sepas

      Un abrazo

      Eliminar