jueves, 12 de abril de 2018

CONDUCCIÓN AUTOMÁTICA


     Apagué el despertador de un manotazo con la intención de posponer la alarma cinco minutos más hasta que la luz procedente del salón me recordó que ese era mi primer día de vacaciones. El reloj marcaba las 4.30, pero si quería estar en el pueblo a mediodía teníamos que salir antes de las seis y no resultaba fácil con dos críos pequeños.




     Me senté en la cama y bostecé mientras mis pies buscaban unas zapatillas que parecían haber desaparecido en ese pozo sin fondo que hay unos centímetros por debajo del colchón. Al final me rendí, me arrodillé hasta localizarlas y, tras vestir con ellas mis pies, caminé con sigilo hacia la luz. Entre el sofá y la mesa se repartían tres maletas sin cerrar y una nevera portátil. El carrito de Dani estaba junto a la televisión y en medio de ese relativo desorden, Ana se movía con la precisión y determinación de un soldado en el campo de batalla. La observé desde la puerta unos instantes: el pelo negro recogido en una cola de caballo dejaba descubierta la blanca piel de su apetitoso cuello. Mientras hablaba sola sin parar de moverse, los pantalones de su pijama se ajustaban suavemente insinuando las curvas que cubrían y que me volvieron loco desde el día en que la conocí. Me acerqué silenciosamente y le di un cachetito. Sin saber de dónde, surgió un cojín que voló hasta estrellarse en mi cara mientras me llamaba bobo como solo ella sabía hacerlo. La sujeté por las caderas y me pegué a su cuerpo en el mismo momento en que un llanto desconsolado sonó en la habitación de los críos.




-Deja de hacer el tonto y ve a vestir a tus hijos mientras termino de preparar esto.




     Dani lloraba en su cuna mientras Eva, incorporada en el colchón, seguía medio dormida. No tardé demasiado en prepararlos y al salir al pasillo, el aroma a café recién hecho nos dio una agradable bienvenida.





     Todavía no había amanecido y ya estábamos con los trastos cargados y acomodados en el coche para partir rumbo al Sur. Hacía tiempo que no necesitaba tanto unas vacaciones. Mientras nos poníamos en marcha no podía dejar de pensar en las cosas que había dejado a medias en el trabajo. El día anterior había pasado un buen rato poniendo al día a mi compañero para que no tuviera ningún problema, pero a pesar de eso no estaba del todo tranquilo. Llevaba tres años en la nueva empresa en los que no había parado de crecer. Las oficinas se encontraban apenas a media hora de casa si cogía la autopista dirección Norte. Desde el primer momento me sentí integrado, cada vez con más responsabilidades pero feliz por hacer el trabajo para el que siempre me había estado preparando. Los últimos meses la expansión había sido fulgurante provocando que el número de reuniones creciera de forma exponencial. Como era lógico, mi grado de estrés crecía de la misma manera.




Puse el intermitente y abandoné la autopista.




Confiaba plenamente en mi compañero. Sergio comenzó a trabajar con nosotros pocos meses después que yo y casi todos los proyectos los comenzábamos juntos, aunque sus problemas con el inglés solían dejarle en un segundo plano en las reuniones importantes. Ahora que solo quedaban algunos trámites podía viajar tranquilo a las montañas que me vieron nacer. Mis amigos de la infancia se encargarían de que me olvidase de informes y estadísticas y desconectase del resto del mundo durante el tiempo que estuviéramos allí.




Aparqué y por un momento me sentí completamente fuera de lugar.




-Cariño, ¿dónde estamos?




Ana y los niños se habían dormido justo al salir de casa y ahora me miraba adormilada desde su asiento. Levanté la mirada y sonreí al tiempo que negaba con la cabeza al ver el edificio de oficinas con las luces apagadas. Volví a poner el coche en marcha y me incorporé a la autopista, esa vez sí, en la dirección correcta.


10 comentarios:

  1. Nuestro subconsciente nos juega malas pasadas muy a menudo. Ponemos el control automático y es él, quien nos guía, como un GPS predeterminado. La costumbre tiende a dominar nuestra conducta y cuando debemos hacer algo distinto a lo cotidiano, sucede lo que acabas de describir tan bien. Y es que el trabajo tiene ese poder especial de dominar nuestra mente y centrarnos en él incluso en momentos de ocio, sobre todo en las personas trabajadoras y responsables.
    Has descrito con tanta naturalidad y detalle el preparativo de ese primer día de vacaciones, que me ha dado la impresión de estar viviéndolo en persona, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay trabajos que son automáticos y no hay que pensar demasiado, pero otros nos absorven y nos roban pensamientos incluso en horas de ocio. Personalmente siempre tengo ganas de vacaciones!!!
      Un abrazo

      Eliminar
  2. No me extraña que tu protagonista se dirigiera a su lugar de trabajo si llevaba tanto tiempo sin vacaciones. Una señal más de que las necesitaba :)

    Has descrito muy bien la escena del despertar y los preparativos, David. Tan creíble que yo también he creído oler ese café... Buen relato, me ha gustado mucho.

    ¡Un saludo y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia! Para ser sincero, me han pasado cosas parecidas a la de mi protagonista
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Creo que ese chico necesita urgentemente una largas vacaciones,... y sobre todo en un lugar sin ccobertura jajaja Créeme si te digo que entiendo perfectamente al protagonista de tu relato. me ha encantado David!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos hemos pasado por momento similares. Escapar unos días a la montaña es un buen remedio, al menos para mi...
      Gracias por la visita!

      Eliminar
  4. ¡¡¡¡Pobre!!!! Necesita ya las vacaciones y qué peligroso es no darse cuenta y funcionar en modo automático.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas merecidas vacaciones!!!! Al final todo llega.
      Petonets!

      Eliminar
  5. El piloto automático con el que todos funcionamos la mayoría del día nos vuelve como robots.
    Les deseo unas buenas vacaciones a los protagonistas de tu relato, se lo merecían.
    Me ha gustado,David.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Pobre hombre! Lo que hace el estrés laboral, a veces se necesitan horas e incluso días para desconectar de ciertos trabajos.
    Muy bien expresado, David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar